Con desayuno vecinal comenzó la celebración del Programa Quiero Mi Barrio en Arica

Publicado el:05 de abr del 2016

Arica.- Con un desayuno en el que los vecinos fueron los protagonistas, la Seremi de Vivienda y Urbanismo, Evelyn Müller; junto al alcalde de Arica, Salvador Urrutia y representantes de los 13 barrios intervenidos por el programa Quiero Mi Barrio, se dio inicio a la celebración de los 10 años de la existencia de esta iniciativa, que ha mejorado el entorno y calidad de vida de muchos barrios.

La actividad se realizó en Villa Albergue con más de 50 dirigentes que durante estos años han sido parte de los proyectos beneficiados. En el lugar, la Seremi destacó que el programa es el resultado el esfuerzo mancomunado de vecinos, municipio y el ministerio, que “durante estos 10 años ha logrado impulsar una política participativa e inclusiva. En nuestra región hemos beneficiado a 28 mil personas con una inversión que más de 8.100 millones de pesos”, aseveró.

A su vez, el alcalde Urrutia reconoció el rol del Ministerio de Vivienda en la articulación de un programa “en donde cada uno suma y que ha sido un pilar para el municipio en su quehacer destinado a mejorar el entorno de los barrios y la ciudad”. Asimismo, la dirigente Maria Eugenia Baeza, presidenta de Consejo Vecinal de Desarrollo Barrio Río San José, explicó que “este programa ha marcado a la comunidad en un sector que abarca desde Tucapel hasta Santa María. Somos cinco poblaciones que nos hemos reunido para establecer en cada proyecto público todas nuestra necesidades”.

En tanto, Víctor Muñoz tesorero del Consejo Vecinal Barrio Alborada enfatizó que “para mi es importante haber ingresado a este programa ya que recoge los interesa de los vecinos, se trabaja con la experiencia e ideas de ellos. En lo personal, lo que más me ha importado es la participación concreta de nosotros, conocernos y trabajan en conjunto”.

En el año 2006 nació el Programa de Recuperación de Barrios “Quiero Mi Barrio”, cuyo principal énfasis estuvo puesto en comenzar a abordar el déficit material y de redes sociales de los barrios mediante la recuperación de los espacios, el equipamiento y el fortalecimiento del tejido social.





Volver