Vecinos de Osorno recibieron subsidios para construir en sus propios terrenos

Publicado el:07 de dic del 2016

Osorno.- En dos emotivas ceremonias, un emblemático grupo de adultos mayores de los comités Población Schilling y Carlos Condell de Osorno dio un gran paso para contar con sus viviendas definitivas, tras recibir los respectivos certificados de subsidios habitacionales.

Estas agrupaciones, compuestas por familias de la tercera edad, por años habían vivido en precarias condiciones. “Aquí hemos vivido desde que esto era una toma. Después tuvimos casetas sanitarias y cada uno arregló su casa como pudo. Por tanto, lo que hoy estamos recibiendo es una ayuda para un cambio a una casa definitiva”, expresó Adalia Gutiérrez, una de las dirigentes del sector de Carlos Condell.

En esta tradicional población de Osorno se levantarán 23 nuevas viviendas, gracias a subsidios del Fondo Solidario de Elección de Vivienda del Minvu, que destinará poco más de 330 millones de pesos para otorgar una mejor calidad de vida a estas familias. “Nuestro ministerio ha asumido la tarea de impulsar el desarrollo habitacional en Osorno luego de varios años en que no se había avanzado al respecto. Por eso es que estamos llevando adelante proyectos a través de diferentes líneas de subsidios y una de ellas es la construcción en sitios propios”, afirmó Hardy Grandjean, director regional de Serviu.

Otro de los sectores beneficiados es Población Schilling, donde se construirán 31 nuevas casas bajo esta misma modalidad. En la ceremonia de entrega de subsidios, el dirigente del sector Guido Hidalgo, manifestó sus agradecimientos por las gestiones realizadas por autoridades y parlamentarios, destacando también la constancia de sus vecinos y socios del comité. “Por fin después de años trabajando como comité recibimos esta excelente noticia. Prácticamente todos los socios de esta agrupación son adultos mayores y merecen un vida digna, por lo que no descansamos hasta lograr este objetivo”, señaló el dirigente.

Los trabajos comenzarán este mes, para que estas familias no pasen un invierno más en viviendas húmedas o con goteras, sino que puedan ya estar habitando sus nuevas casas, que consideran al menos 45 metros cuadrados, un estándar superior en aislación térmica, en sintonía con las exigencias del Plan de Descontaminación Atmosférica de Osorno, al igual que materialidad de calidad y durabilidad que garantice, por ejemplo, la resistencia a las termitas.

Volver